Baja Autoestima e Inseguridad

Baja autoestima e inseguridad

La inseguridad a la hora de relacionarnos con los demás puede suponer un problema en el momento de establecer relaciones sociales satisfactorias, llevando a la persona a evitar el contacto o recluirse. Esta inseguridad suele vivirse como una sensación de malestar, de incomodidad, que aparece en situaciones que creemos que no somos capaces de afrontar, haciéndonos pensar que «no puedo, no soy suficiente, no valgo para esto». Habitualmente va acompañada de una autoestima negativa, que nos hacen percibirnos como personas poco valiosas, estando comúnmente acompañada de una sensación de ansiedad o tristeza intensas.

La educación emocional, la gestión de pensamientos inadecuados y la confianza en nuestras habilidades sociales, el ser conscientes de nuestras propias capacidades y fortalezas, nos permite desarrollar una base sólida en la que apoyarnos a la hora de superar las situaciones de inseguridad.

Trastornos de personalidad

Los trastornos de personalidad se caracterizan por patrones de comportamiento generalizados y estables en el tiempo, que afectan a nuestro desarrollo personal, social y laboral, e influyen de manera notable en nuestras relaciones sociales. Éstos suelen estar vinculados problemas identitarios y de inseguridad, y se pueden dividir en diferentes grupos:

  • Grupo A: Los problemas del grupo A se caracterizan por una importancia excesiva a la imagen social, al «qué pensarán de mí». Suelen ir acompañados de una tendencia a preocuparnos por lo que los demás piensan de nosotros, con un intento de control excesivo de las situaciones sociales, lo que se traduce en incomodidad y pérdida de naturalidad. Pensamientos del tipo «nunca he terminado de encajar, no puedo conocer gente nueva o cuando estoy en grupo me callo y me aparto» son comunes en estas problemáticas. 
  • Grupo B: Dentro de este grupo encontramos un perfil con una marcada tendencia al dramatismo, que suele a ir acompañada de manifestaciones emocionales de gran intensidad. Estas personas suelen tener la sensación de que «nadie me comprende, no son capaces de entender como me siento ni de ponerse en mi lugar», influyendo con ello en el desarrollo de conflictos personales y sociales.
  • Grupo C: En el grupo C encontramos una tendencia marcada por pensamientos y conductas miedo o ansiedad, que redundan en una inseguridad en las propias acciones, llevando con ello a la búsqueda excesiva de control o a la duda excesiva sobre uno mismo. En este sentido, es común buscar una figura de seguridad en la que apoyarnos a la hora de tomar decisiones, sintiéndonos más seguros con su aprobación y disminuyendo la sensación de «me estoy equivocando». También es común una tendencia al control o al orden, con pensamientos del tipo «todo tiene que estar perfecto u ordenado, o bien tengo que hacerlo como él/ella querría».

Reserva tu cita – 644 54 70 07

Pablo Robles – Doctoralia.es

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR