La vacuna contra la ideación suicida

Durante años, la investigación sobre ideación suicida ha buscado aspectos que pudieran explicar el efecto contagio, el por qué la tasa de comportamiento suicida aumenta tras noticias relacionadas con el tema; o por qué algunos pueblos doblan la probabilidad de ocurrencia, mientras en otros no se produce el mismo fenómeno. Así, se ha visto que la forma de transmitir una noticia, la forma en la que hablamos de ello, puede propiciar un efecto contagio, pero también un efecto protector. Depende, entre otras cosas, de cómo lo digamos. 

Evitar el efecto Werther, evitar el contagio

Evitar el efecto contagio (efecto Werther) es un punto clave de protección contra la ideación suicida. Si bien es cierto que son necesarios unos factores que predispongan a un individuo a cometer este tipo de actos, así como un contexto que lo precipite, la forma en la que hablamos de ello puede precipitar el acometer un acto suicida en personas vulnerables. Para poder evitarlo, es importante:

  • No hablar del suicidio como algo exitoso: Evitar las expresiones del tipo “ha conseguido suicidarse”, “ha logrado lo que quería” etc. Tampoco presentarlo como la solución a los problemas, evitar expresiones del tipo “ya no sufre más” o “ya no tiene que preocuparse”…
  • No mostrar fotografías, ni reproducir notas suicidas. 
  • No hablar del método utilizado. ES IMPORTANTE no mencionar cómo ha ocurrido. Cuando se produce el efecto contagio, éste ocurre habitualmente imitando el método utilizado.
  • No detallar donde ha ocurrido. Al igual que el punto anterior, es importante evitar detallar el lugar exacto de ocurrencia, para evitar imitación.
  • No dar razones simplistas. Los motivos que llevan a la ideación suicida o a un intento autolítico son de índole muy compleja, influyen gran variedad de factores. No hay una razón simple que pueda explicarlo.
  • No glorificarlo ni tratarlo de forma sensacionalista. Evitar detalles escabrosos. 
  • No usar estereotipos religiosos o culturales. 
  • No culpar. No intentar razonarlo culpando a la víctima o a su entorno. 
  • No hablar de edad, sexo, apariencia física, relaciones sociales o estado emocional como causas (Evitar justificarlo «porque estaba mal», «porque se había quedado sólo/a», etc.)

Propiciar el efecto Papageno, favorecer la protección.

Al igual que podemos evitar el efecto contagio, comunicar las noticias sobre  intentos de suicidio o problemas autolíticos desde una perspectiva de ayuda puede ser clave a la hora de favorecer la protección (efecto Papageno). Cierto es que este es un tema que durante demasiado tiempo se ha dejado de lado, propiciando que la población se encuentre indefensa ante estas situaciones, sin tener claro cómo responder ante ellas. Para cambiar esto, es importante tener en cuenta qué podemos hacer si llegamos a encontrarnos ante estas situaciones:

Al comunicar la noticia de un intento de suicidio:

  • Hablar de alternativas al suicidio: Hay que entender que, a pesar de lo que puede expresar, la persona con ideación suicida no busca morir, sino dejar de sufrir. Sin embargo, es posible que su estado actual no le deje ver alternativas que SÍ existen. De esta manera, es importante comentarlas: 
    • Búsqueda de apoyo en familia y amigos: Es común que las personas que presentan pensamientos de tipo autolítico eviten comentarlo, bien por evitar preocupar a familiares, o bien por pensar que no les pueden ayudar. Sin embargo, se ha demostrado que el poder hablar de ello con personas de confianza y buscar alternativas es un gran recurso a la hora de solucionar satisfactoriamente estos problemas. Ser consciente de ello y mencionarlo cuando se hable del tema puede dar un punto de apoyo a personas que puedan tener esos pensamientos pero no se atrevan a comunicarlos abiertamente. 
    • Búsqueda de ayuda profesional, tanto en forma de terapia psicológica o psiquiátrica como acudiendo a su médico de cabecera: Es importante en estos casos buscar ayuda profesional, que pueda evaluar la situación y ayudarnos a enfocarla de la mejor manera posible. 
    • Llamada al Teléfono de la Esperanza: El Teléfono de la Esperanza es un teléfono gratuito, que cuenta con un equipo de profesionales destinado a poder ayudar, recoger y guiar a personas en estas circunstancias, aportando información útil y apoyo en casos de crisis. 
  • Hablar de señales de advertencia, y qué se podría haber hecho ante ellas: En este sentido, debemos saber que puede haber casos en los que no se den indicadores específicos de ideación suicida. Así, podemos encontrarnos tanto situaciones en las que la persona escriba sobre ello en un diario o similar, o verbalice intenciones («estaríais mejor sin mi», «si yo no estuviera todo estaría mejor», «dentro de X tiempo todo habrá acabado»…); u otras en las que haya cambios claros de comportamiento, estado de ánimo o personalidad. Aunque por sí mismas algunas de estas señales, como los cambios en el estado de ánimo, no tienen por qué indicar que haya necesariamente una ideación suicida, si es muy probable que la persona esté pasando por algún tipo de problema. Hablar con esa persona, preguntarle qué le ocurre, escucharla e intentar ayudarla, son requisitos básicos a la hora de enfrentarnos a esas situaciones, independientemente de que haya o no una ideación autolítica. 

Desde la Sociedad Española de Suicidología se dan diversos indicadores, como cambios de personalidad o estado de ánimo, consumo de drogas, etc., que aunque pueden estar relacionados con una ideación suicida, no son exclusivos de ésta, pudiendo darse también en diversos problemas psicológicos. Entre las señales de alerta aportadas por la SES destacan, por su gravedad y relación con el tema:

  • Acumulación de fármacos.
  • Sospechas de laceraciones u otras autolesiones, aunque sean leves. 
  • Elaboración de planes suicidas y obtención de los elementos necesarios para llevarlos a cabo.
  • Conductas de cierre, como por ejemplo: regalar pertenencias apreciadas o valiosas, hacer algún gasto de dinero injustificado o desproporcionado, ceder las mascotas, poner en orden papeles o gestiones administrativas, redactar testamento, hacer visitas inesperadas a familiares o a personas queridas, redactar notas de despedida.

¿Qué hacer si me dice que que piensa en quitarse la vida?

Al encontrarnos frente a una persona que podría manifestar ideación suicida:

A la hora de la prevención del comportamiento suicida, es importante que podamos dar respuesta a las situaciones de crisis que se nos presenten, si es que éstas llegan a darse. En esas ocasiones, normalmente se tiende a evitar tratar directamente el tema, quizás por desconocimiento de qué podemos hacer, quizás por miedo de que tratarlo lo haga más probable. Para poder dar respuesta a esta situación, es importante tener en cuenta que:

  • Hablar de los pensamientos de tipo autolítico, desde una perspectiva de apoyo y sostén emocional, con la intención de ayudar y buscar  soluciones NO va a hacer más probable que esta persona se haga daño. Al contrario, como hemos visto, apoyar a la persona que sufre y proporcionar alternativas es una gran ayuda en estos casos. 
  • Si la persona persona que manifiesta ideación suicida se encuentra en un estado emocionalmente alterado, ansioso o iracundo, es crucial acompañarla, no dajarla sola, dándole un tiempo para que pueda volver a la calma. Tanto si vuelve a la calma como si no, en estas situaciones es necesario acudir al servicio de urgencias de su hospital de referencia, para que pueda ser evaluada por un especialista. 
  • Si la persona decide comunicar su situación y pedir ayuda, o si se observan indicios claros de que puede presentar ideación autolítica (vistos en el apartado anterior) es importante hablarlo directamente, preguntar qué le ocurre, sin atacar, escuchar lo que tiene que decir y recogerlo emocionalmente. Es importante también dejar claro que estamos dispuestos a ayudarlo en lo que haga falta, y que vamos a dar los primeros pasos en esa ayuda poniéndonos en manos de un profesional que nos indique qué podemos hacer. En este sentido, también sería ideal acudir a urgencias, para que pueda ser evaluado profesionalmente. Si existen dudas a este respecto, una llamada al 112 puede resolverlas rápidamente, ya que cuentan con personal cualificado que puede asesorarnos en una situación concreta que no sepamos cómo manejar. 
  • Igualmente, también tenemos a nuestra disposición el Teléfono de la Esperanza, un teléfono gratuito que nos puede orientar en estos casos. 

A modo de conclusión

La ideación autolítica, suicida o para-suicida es un tema complejo. Como hemos visto, hay una serie de acciones que es importante tener claras a la hora tanto de comunicar noticias sobre esta problemática como a la hora de ayudar a quien lo necesita. Sin embargo, considero importante resaltar un detalle. Todas y cada una de las situaciones implican que se busque ayuda profesional. Esto es así por necesidad. Al igual que cuando tenemos un dolor agudo persistente en el tiempo acudimos al médico o a urgencias, debemos hacer lo mismo con el dolor emocional. Estas situaciones, como situaciones complejas que son, no se resuelven de forma automática, ni nos corresponde a nosotros, padres y madres, hermanos, amigos o compañeros de trabajo, tener las herramientas para resolverlas al cien por cien. Nuestro objetivo, nuestro papel, es el apoyo y la prevención, el dotar a la persona que sufre de las herramientas que es incapaz de ver por sí misma, y de acompañarla, si es posible, en el proceso, dejando en manos de los profesionales de Salud Mental su tratamiento.

Pablo Robles – Psicólogo


Referencias bibliográficas: 

Herrera Ramírez, R., Ures Villar, M. B., & Martínez Jambrina, J. J. (2015). El tratamiento del suicidio en la prensa española: ¿efecto werther o efecto papageno?. Revista de la Asociación Española de Neuropsiquiatría, 35(125), 123-134.

Roguznicki, E., & Aune, S. (2019). Una Exploración del Efecto Werther en la República Argentina. {PSOCIAL}, 5(1), 32-43.

Fleischmann, A., Bertolote, J. M., Wasserman, D., De Leo, D., Bolhari, J., & Botega, N. J. (2008). Brief intervention and ongoing contact for suicide attempters decreases subsequent deaths from suicide: A randomized controlled trial in Brazil, China, India, The Islamic Republic of Iran, and Sri Lanka. Bulletin of the World Health Organization, 86, 703-709.

Müller, F. (2011). El “Efecto Werther”: gestión de la información del suicidio por la prensa española en el caso de Antonio Flores y su repercusión en los receptores. Cuadernos de gestión de Información, 1, 65-71.

Torres, S. M. Á. (2012). Efecto Werther: Una propuesta de intervención en la facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación (UPV/EHU). Norte de salud mental, 10(42), 48-55.

Niederkrotenthaler, T., Voracek, M., Herberth, A., Till, B., Strauss, M., Etzersdorfer, E., … & Sonneck, G. (2010). Role of media reports in completed and prevented suicide: Werther v. Papageno effects. The British Journal of Psychiatry, 197(3), 234-243.

Organización Mundial de la Salud (2020). Tratamiento de las lesiones autoinfligidas y del suicidio. Ginebra, Suiza. Recuperado de https://www.who.int/mental_health/mhgap/evidence/suicide/es/

Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

También puede gustarte...